Desigualdad de salud durante la pandemia: un grito de liderazgo ético global H. E. Sr. Antonio Guterres, Secretario general de las Naciones Unidas 

 

Como profesionales de la salud y la salud pública, científicos, académicos e instituciones relacionadas, estamos muy preocupados por el creciente impacto de la pandemia de COVID-19 entre las poblaciones ya vulnerables y marginadas de todo el mundo. Los informes de los medios están surgiendo de mayores tasas de infección y mortalidad en poblaciones desatendidas. Desde Nueva York hasta Nueva Orleans y Chicago en los EE. UU., Hasta las impactantes imágenes de cuerpos que yacen en las calles de Ecuador, vemos un preludio del impacto del coronavirus en países de ingresos bajos y medianos, donde viven más del 80% de los población mundial. Las poblaciones desfavorecidas y marginadas tienen mayor riesgo de infectarse. Han aumentado el riesgo de exposición debido al hacinamiento en las viviendas y los vecindarios, tienen menos acceso al saneamiento básico, tienen más probabilidades de utilizar el transporte público y tienen trabajos que no les permiten trabajar desde casa. Además, en muchas partes del mundo, los desafíos cotidianos de una vida precaria pueden superar la percepción de los riesgos que presenta la pandemia de coronavirus, lo que hace que las personas sean menos propensas a tomar medidas preventivas, muchas de las cuales, como el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos, son lujos que simplemente no puede pagar. Cuando se infectan, las personas marginadas tienen más probabilidades de evolucionar a casos graves, ya que sufren tasas desproporcionadamente más altas de enfermedades crónicas, obesidad y desnutrición. También es menos probable que tengan acceso, si lo hay, a pruebas y tratamiento, incluida la hospitalización y cuidados intensivos, ya que los hospitales en sus comunidades ya cuentan con personal y recursos inadecuados y, en muchos casos, la atención implica altos gastos de bolsillo. Para los ciudadanos más vulnerables del mundo, todos estos factores aumentan la probabilidad de morir.

A pesar de las advertencias siniestras, la mayoría de los sistemas de salud no están preparados para hacer frente a una pandemia de esta magnitud, una situación exacerbada por el modelo con fines de lucro donde la salud es tratada como una mercancía y no como un derecho humano básico. Los desafíos comunes incluyen déficits severos en el número de personal de salud calificado, infraestructura y equipos hospitalarios, camas de hospital y UCI, 

equipos de protección personal (EPP), suministros de prueba de hisopos a reactivos, medios para el control de calidad de las pruebas y acceso a medicamentos (incluso si experimental). Si los sistemas de salud chinos, italianos, españoles y estadounidenses se ven abrumados, solo podemos imaginar el impacto en los países menos ricos.

Esta situación ha sacado lo mejor de la naturaleza humana, a saber, la solidaridad. Muchas historias circulan sobre el amable apoyo vecinal y el compromiso de los trabajadores de atención médica de primera línea y de aquellos que mantienen servicios esenciales durante el cierre. Sin embargo, también estamos presenciando las peores respuestas, desde el acaparamiento de alimentos básicos y suministros de higiene por parte de personas ciegas a las necesidades de otros, hasta el acaparamiento de EPP, pruebas de laboratorio, medicamentos y ventiladores por parte de naciones ricas, superándose frenéticamente entre sí. En las mismas naciones, los medios revelan planes para asegurar patentes y beneficios de vacunas efectivas y medicamentos que salvan vidas, como vimos hace 30 años con VIH / SIDA. Este frenesí de acaparamiento es una respuesta al pánico, pero también se combina con un intento de extraer ganancias de la crisis. Entonces, debemos preguntarnos: ¿Qué pasará con aquellos que no tienen el músculo económico para superar a los grandes jugadores? ¿Los escenarios para ellos serán aún más sombríos a medida que se desarrollen nuevos medicamentos y vacunas?

El acaparamiento debe ser condenado en los términos más enérgicos. En un momento de angustia compartida como esta, deberíamos poder dar un paso atrás y unirnos en solidaridad, para que todos tengan al menos una mejor oportunidad de sobrevivir a esta amenaza universal pero desigual, que tendrá un impacto injusto dependiendo de dónde viva.

Proponemos que el Secretario General de las Naciones Unidas brinde el apoyo necesario a la Organización Mundial de la Salud (OMS), mediante la creación de un “Grupo de trabajo sobre la equidad en la salud mundial” multisectorial para enfrentar el impacto de la pandemia COVID-19 en su plena salud Dimensiones demográficas y económicas. La Fuerza de Tarea actuaría para apoyar la coordinación con los organismos pertinentes de las Naciones Unidas, incluido el Comité Permanente Interinstitucional COVID-19 Preparación y respuesta ante brotes, el Consejo Económico y Social (ECOSOC) y, de ser necesario, recabará el apoyo del Consejo de Seguridad y  la Asamblea General.

El Grupo de trabajo, ubicado dentro de la OMS, se encargaría de tomar las medidas necesarias para ejercer el liderazgo global necesario para una respuesta integral y centrada en la equidad a la pandemia, guiada por los principios éticos de justicia, beneficencia y no maleficencia y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Derechos. Alentaría la cooperación internacional hacia la asignación equitativa de recursos a todos los países según las necesidades.

El Grupo de Trabajo desarrollaría las normas internacionales necesarias para apoyar la producción regional de medicamentos genéricos de calidad, suministros y equipos. De acuerdo con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 de la Agenda 2030 (Garantizar vidas saludables y promover el bienestar para todos en todas las edades), estas normas deberían abolir las patentes de cualquier suministro, equipo, medicamento y vacuna relacionados con la pandemia. Debe apoyar la cuantificación y el pronóstico de las necesidades, tomando medidas para salvaguardar una cadena de suministro global equitativa y viable con el apoyo logístico necesario.

Se concentraría en mejorar el desarrollo de recomendaciones sobre preparación y respuesta, para aumentar las modalidades de aumento de capacidad para satisfacer las necesidades de nuestras poblaciones más vulnerables y de mayor riesgo en todo el mundo, incluidas las comunidades que viven en la pobreza; aquellos con alta prevalencia de comorbilidades; minorías raciales, étnicas y religiosas; y personas que viven en refugios, centros de detención, campamentos de inmigración y zonas de conflicto.

La Fuerza de Tarea también debe asesorar a los países y regiones sobre estrategias coordinadas, justas y equitativas para el confinamiento, al tiempo que sienta las bases y promueve los pasos para fortalecer los sistemas de salud universales a nivel mundial y para minimizar las espantosas disparidades económicas y sociales que han llevado a esta desigualdad magnificada en Resultados de COVID-19.

Señor Secretario General, las organizaciones y profesionales que firman esta carta solicitan a Su Excelencia que otorgue nuestra solicitud e involucre a los organismos y programas pertinentes de las Naciones Unidas, a fin de apoyar los esfuerzos para prevenir los efectos desastrosos esperados por la llegada de la pandemia a Las personas más desfavorecidas y marginadas del mundo. La magnitud del impacto de esta pandemia requiere intervenciones audaces para proteger a los más necesitados.